De cosmos a las abejas: la historia de Yamid Arango Arias

Author: Anónimo (no verificado) Fecha:Octubre 20, 2018 / Etiquetas: Abejas, Beepharma, Cosmos

Yamid Arango Arias tenía 8 años cuando se escabullía en la noche, escapando a la mirada de su madre para prender un pequeño televisor para ver a su ídolo: a las 11.30 de la noche, los jueves, Carl Sagan lo acompaña en una nave imaginaria por los misterios del universo en un programa conocido como Cosmos

Con los años la curiosidad de Yamid no hizo sino incrementar. Viajó por el mundo con Héctor Mora, recorrió los océanos junto a Jacques Cousteau, creció con un sueño: ser un científico. 

“Este sueño de ponerme una bata blanca, estar frente a un microscopio, y empezara a hacer ciencia fue real hasta mis 40 años, me demoré un poquito, pero lo alcancé. Ahí tienes un microscopio de fuerza atómica, úsalo, para mí era disneyworld.”

Fue luego de 9 años de estudiar el sistema inmunológico, tres horas en la mañana y tres horas en la tarde, con una larga jornada laboral en el intermedio, que Yamid Arango Arias pudo cumplir su sueño. Hoy estudia las propiedades farmacéuticas de los derivados de las colmenas de las abejas y tiene una empresa con el que comercializan sus descubrimientos: Beepharma.

Las abejas baten sus alas 270 veces por segundo y su cuerpo, rechoncho con pequeñas alas, contradice las leyes de la aerodinámica. Por eso uno puede escuchar el batir de sus alas, por pequeñas que sean, por eso la miel es tan nutritiva: ¡por que las abejas necesitan suficiente energía para batir sus alas 270 veces por segundo!

“A las abejas no les importa las leyes de la aerodinámica, las abejas me enseñaron que lograr sueños que parecen imposibles, como volar, requieren trabajar mucho, batir las alas 270 veces. Me dijeron que estaba loco. Mi consejo para todos los jóvenes es que sueñen y trabajen duro, sin importar las leyes de la aerodinámica o lo que piensen los demás, ese es el legado para las siguientes generaciones”

ALIADOS